Últimamente he oído hablar varias veces de Segni Mossi y en algunos cursos he probado varias propuestas inspiradas en ese proyecto así que pensé que sería divertido hacer un pequeño guiño en casa con los peques. Me apetecía probar con ellos esa integración de movimiento y representación gráfica tan divertida para hablar después de lo que habían sentido. Yo recuerdo sensaciones agradables mientras exploraba los límites a los que me permitía llegar mi cuerpo con pinturas o pañuelos. Busqué una pared en casa que no tuviese juntas de baldosas, pegué una tira grande de papel blanco y preparé unas bandejas con ceras de colores,como si de una provocación se tratase. En vez de hacerlo con luz natural lo acompañé del retroproyector, porque me apetecía probar la atmósfera que se creaba. Por último, puse música. A continuación invité a los peques a dibujar nuestras siluetas con diferentes colores y acordaron que ella me dibujaría a mí y él le dibujaría a ella. Pensé que luego me dejarían a mí dibujarle la silueta de él pero me excluyeron totalmente ;-)

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies