La primavera y el verano son épocas estupendas para disfrutar de las horas de sol y observar cómo la luz solar varía a lo largo del día. Os mostramos una invitación muy sencilla que seguro despertará  el interés de los peques y que podemos preparar fácilmente con ellos. Vamos a fabricar un reloj de sol casero  y ponerlo en una zona que tenga aseguradas varias horas de luz solar directa. Para fabricarlo necesitaremos un papel recortado en forma de círculo, un palo, unas piedritas (o conchas o abalorios) y algo que sirva de soporte para el palo. Nosotros usamos un trozo de plastilina pero podéis usar otra cosa que tengáis a mano. Lo colocaremos sobre una superficie plana (una mesa, por ejemplo) y realizaremos una alineación del reloj y la sombra de nuestro palo (la aguja del reloj) a una hora concreta. En nuestro caso lo hicimos a las 12:00 del mediodía porque era una hora en la que teníamos suficiente sol a esa hora y en las horas posteriores. Invitaremos a los niños a observar el reloj y a hablar sobre la sombra del palo. En nuestro caso en ese momento eran las 12:00 así que simplemente hicimos una marca con un lápiz sobre el papel en la sombra que dejaba el palo. Si vosotros empezáis a hacer la actividad a otra hora podéis colocar ya el número de piedritas que corresponda con la hora.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies