¿PUEDES CERRAR UNA PIÑA ABIERTA?

Después de los anteriores experimentos que tanto os gustaron sobre por qué las hojas cambian de color en otoño y los colores de la lombarda, hoy traigo una nueva idea en forma de invitación para continuar observando la naturaleza este otoño y los cambios que se producen en ella. La idea es es muy sencillita de preparar y de realizar, así que vale para todas las edades. Al menos el juego, encontrar una explicación dependerá más de la edad.

Seguro que en vuestras mesas de otoño o invierno habéis incluido ya piñas, quizás incluso las habéis utilizado para alguna actividad artística con pintura, masas, lana…. ¿Os habéis fijado cómo estaban las piñas cuándo las recogisteis del suelo, abiertas o cerradas? ¿Y cuando las llevasteis a casa o a clase? ¿Y al cabo de los días? ¿De qué depende que una piña esté abierta o cerrada? ¿Podemos hacer que una piña se abra o se cierre? ¿Se abre y se cierra cuando ella quiere…? Esta es la invitación de hoy, invitar a los peques a cerrar una piña abierta, y después a abrirla de nuevo. ¿Seremos capaces? ¿Y encontraremos una explicación…?

Sigue leyendo

EL TALLER- ÁMBITO IMPERTINENTE-

Me gusta mucho cuando Malaguzzi describe al taller como un ámbito impertinente, subversivo y revolucionario. A qué negarlo, me siento cómoda en un lugar así! La tallerista concebida por Loris debía serlo, pensad en una persona insertada en un espacio educativo sin ser educadora, con una fuerte formación y / o vocación artística, actuando como catalizador de procesos estéticos. Sigue leyendo

UNA SESIÓN DE LUZ NEGRA

Hace unas semanas os enseñé una foto sobre una sesión de luz negra que habíamos disfrutado en casa y prometí contaros más detalles así que aquí están.
Ya sabéis que nos apasiona jugar con la luz y este año he acudido al curso sobre Pedagogía de la luz de Ver, Pensar, Sentir por lo que tenía muchas ganas de poner en práctica alguna de las ideas de Jenny Silvente.
Sigue leyendo

DIBUJEMOS NUESTRA SILUETA

Últimamente he oído hablar varias veces de Segni Mossi y en alguno de los cursos de Createctura he probado varias propuestas inspiradas en ese proyecto así que pensé que sería divertido hacer un pequeño guiño en casa con los peques. Me apetecía probar con ellos esa integración de movimiento y representación gráfica tan divertida para hablar después de lo que habían sentido. Yo recuerdo sensaciones agradables mientras exploraba los límites a los que me permitía llegar mi cuerpo con pinturas o pañuelos.

Busqué una pared en casa que no tuviese juntas de baldosas, pegué una tira grande de papel blanco y preparé unas bandejas con ceras de colores,como si de una provocación se tratase. En vez de hacerlo con luz natural lo acompañé del retroproyector, porque me apetecía probar la atmósfera que se creaba. Por último, puse música.
A continuación invité a los peques a dibujar nuestras siluetas con diferentes colores y acordaron que ella me dibujaría a mí y él le dibujaría a ella. Pensé que luego me dejarían a mí dibujarle la silueta de él pero me excluyeron totalmente 😉

Sigue leyendo