REGGIO EMILIA: DIVERSIDAD Y PENSAMIENTO COMPLEJO

Una de las cosas más bellas, sorprendentes y desconcertantes de la vida es la complejidad. A Loris Malaguzzi, pedagogo fundador de Reggio Emilia, le fascinaba la complejidad, la diversidad y los alcances de pensar bajo esta mirada la educación.

Fue un gran lector de Edgar Morin, filósofo francés teórico del pensamiento complejo y de la incertidumbre.

Edgar Morin -fuente Biografías y Vidas

El pensamiento simple, simplificante o binario no simplifica e problema al reducirlo, solo le resta dimensiones y con ellas posibles soluciones e interpretaciones.

Por su parte. el pensamiento complejo integra las formas simplificadoras del pensar, no las anula. Se concibe como un pensamiento total, completo, multidimensional, así lo define Morin, pero a la vez se reconoce en un principio de incompletitud y de incertidumbre.

¿Cómo se relaciona esto con Educación? me preguntarán y más concretamente con la Pedagogía Reggio Emilia, pues está en la base de la concepción y de la imágen de la persona humana y del niño que propone y promueve, en el reconocimiento de que somos seres complejos e indeterminados que vivimos e interactuamos en un mundo complejo e indeterminado y donde la constante es el cambio.

Museo Blau- Barcelona

 

Tanto los niños como sus familias tienen infinidad de motivaciones e intereses y la escuela debe estar cada día más preparada para recibir y dar lugar a la diversidad, del tipo que sea.

¿Cómo podemos lograr una escuela y una sociedad mas inclusivas con la diversidad y la complejidad del mundo?

Malaguzzi propone una metáfora, una imagen de una Plaza del Mercado italiano, en la que los vendedores ofrecen su mercadería, donde todo está a la vista, donde se puede oler, sentir, tocar y gozar de las cosas y donde se ofrecen diversas mercancías en lenguajes y maneras diferentes a los transeúntes.

La metáfora de Mercado de Malaguzzi nos hace ver a un niño que constantemente está en un plaza del mercado, donde cada puesto o tienda le ofrece cosas diferentes que pueden o no interesarle y donde en cada lugar se habla un lenguaje diferente. Al igual que en el mercado no pedimos igual, ni nos ofrecen igual el pescado que la verdura así diferentes  lenguajes habitan y comunican en la escuela.

Constituir la escuela como un Mercado, con lugares y espacios con diferentes ofertas y propuestas diversas: construcciones, dibujos, juegos, cuentos, etc.

Pero la oferta diversa no es igual a un todo vale, no, hay que buscar cual es el poso, el sentido y significado de lo que se ofrece; qué estructuras y estrategias genera y qué posibilita cada propuesta, estas deben pensarse con sentido y sensibilidad.

Porque “Educar significa incrementar el número de oportunidades posibles de aprendizaje”  este es uno de los principios de la Ética del Pensamiento de Malaguzzi, sistematizado por Alfredo Hoyuelos en  La ética en el pensamiento y obra pedagógica de Loris Malaguzzi. 

El mundo es diverso y complejo, y uno de los valores en los que la escuela debe trabajar es en que no es posible ni deseable igualar lo diferente. La vida es rica y compleja y la escuela debe ser un reflejo de esa riqueza y complejidad.

¿Cuál sería el riesgo de simplificar la vida y el aprendizaje de los pequeños? pues es lo que vemos casi a diario: niños sin deseos de ir a la escuela, sin deseos de aprender, apáticos completadores de fichas (fotocopias)  y reproductores de frases y efemerides incomprendidas.

Espai Lúdic La Ludo – Parc de la Ciutadella – Barcelona

El trabajo en grupos pequeños de niños de edades similares de no más de 3 o 4 miembros es una estrategia que aumenta las posibilidades y la diversidad de oportunidades de aprendizaje, generándose momentos únicos de aprendizaje que no son posibles en solitario, así como la gestión de conflictos productivos que ayudan a la creación de la identidad y de la personalidad de los niños.

Estas entre otras son formas de dar lugar a la diversidad, a la complejidad dentro de la escuela; recordando que una escuela existe siempre en una sociedad en un mundo en constante cambio y en complejización permanente. Y los niños, sus familias y sus educadores son participes necesarios y porqué no, voluntarios de ese cambio.

Las rutinas, las secuencias, lo esperable, lo sabido generan tranquilidad; pero la diferencia, la divergencia y la complejidad generan expansión creativa, riqueza de recursos y aumentan nuestro espíritu aventurero. Sin dudarlo, sé que elijo  tu?

Dinos cómo llevas la complejidad en tu vida y en tu escuela, nos encantará saberlo.

Gracias por leernos y si te ha gustado la entrada  y te interesa profundizar, encontrarás en nuestra sección de bibliografía libros seleccionados para ti, si los compras a través del enlace que allí te ponemos nos ayudas a continuar acercándote Reggio Emilia.

Carolina Kenny

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *