PINTAR CON LA NATURALEZA

Voy a contaros la última experiencia en el  Taller de Arte. La idea sigue siendo sacar a los pequeños de la zona de confort e invitarlos a que experimenten con diversos materiales para crear composiciones.

La pregunta con la que recibí a los niños en el atelier fue: ¿Podemos pintar con objetos que no sean pinceles? El desafío estaba hecho y poco a poco fueron investigando como pintaban los diferentes objetos naturales que estaban en la mesa.

En este caso la provocación estuvo centrada en elementos que encontramos en la naturaleza, tal y como se pude apreciar en las fotos: esponjas vegetales, conchas, piedras pequeñas, vainas de acacia, piñas, flores, espigas.

 

 

Además de margaritas, trozos de ramas secas, semillas de fresno y hojas de helecho. También la propuesta sirvió para introducir ciertos materiales que les eran desconocidos para los niños o les eran difíciles de reconocer fuera de su ámbito común. La botánica y el arte estuvieron en contacto!

 

Fue una experiencia rica e inspiradora para todos, pues no se limitaron a utilizar los objetos como si fuesen pinceles, sino que: estamparon con ellos; trabajaron el negativo y el positivo con las hojas de helecho, por ejemplo; chorrearon y gotearon pintura con las espigas; golpearon con las hojas de las diferentes plantas; hicieron rodar las piedrecillas y las bellotas llenas de pintura sobre las hojas. En fin, encontraron una gran variedad de maneras de pintar sin pinceles, éstos, al igual que las esponjas sintéticas, les sirvieron para cargar de pintura algunos de los materiales, pero la mayor parte del tiempo prescindieron de ellos.

Debo reconocer que es muy difícil para mí no intervenir cuando veo una obra así y pedir que continúen en otra hoja, para conservar esa belleza. Me contengo y les explico que la obra estará acabada cuando ellos así lo crean.

Os dejo a continuación algunas de las obras que realizaron:

Estampando margaritas.

Impresionado de esponja vegetal, conchas y margaritas.

Movimiento y ritmo con la naturaleza!

Os invitamos a realizar una provocación similar, precedida de una visita al campo o al bosque, donde podéis recolectar lo necesario para la invitación a pintar con la naturaleza.

¿Qué os a parecido? ¿Creéis que a los peques les gustaría experimentar algo así?  ¿Como reaccionáis cuando desde vuestro punto de vista una obra es perfecta?

Un abrazo y gracias por leernos!

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *