MÁS MEZCLAS DE COLORES CON LUZ

¿Recordáis esta entrada sobre mezclas de colores en el retroproyector? ¿Qué os parece si seguimos jugando con la luz y proponemos a los peques hacer más mezclas de colores?.

Seguro que ya conocéis las pastillas de Imaginarium para teñir el agua de la bañera. Vienen 50 pastillas de 4 colores (amarillo, rojo, azul y verde) y al echarlas en el agua van soltando el color como si fuese una pastilla efervescente. Al irse mezclando los colores se va tiñendo el agua de la bañera y a los peques les encanta. Al menos yo, el año pasado compré varias veces.


El otro día pasé por una tienda Imaginarium para recoger unas cositas que os enseñaré otro día y volví a ver las pastillas así que añadí una cajita a la compra, pensando que hacía tiempo que los peques no las veían. De camino a casa ya tenía claro cómo iba a proponerles usarlas esta vez.

Preparé la caja de luz, el retroproyector, las pastillas de colores y unos recipientes con agua así que os podéis imaginar en qué consistió la invitación.

Nada más verlo los peques se pusieron como locos y empezaron a jugar, que de eso se trataba. Toalla debajo, recordad 😉
Y como la historia no tiene mucho más misterio, os dejo directamente unas fotos y os animo a que lo probéis y nos contéis si les gusta.

Las mezclas sobre la caja de luz resultaron así:
Por supuesto que se puede jugar también cambiando el color de la luz de la caja e ir viendo cómo varían los colores del agua con la luz del fondo.

Y las mezclas de colores con el retroproyector surgieron así:En las imágenes no se aprecian bien las mezclas pero dieron bastante más juego que las de la caja de luz. Los peques se acercaron a la pared y empezaron a jugar a que mezclaban los colores moviendo las manos sobre la pared, después pusieron el reflejo de las mezclas en el techo, en el suelo… Mientras iban cambiando los colores la conversación fue derivando a:
-¿Por qué este agua está más azul, por qué esta pastilla roja casi no se ve…? Al final se ha quedado marrón…
-¿Qué pasa si ahora remuevo con una cuchara?
-¿Continuamos en la bañera…?

Después de probarlo creo que fue un acierto cambiar el contexto en el que habían usado antes las pastillas. Me encanta dar otro uso a los objetos porque muchas veces una misma cosa se puede usar de varias maneras, no sólo para lo que fue inicialmente diseñada, ¿verdad?.

¿Qué os ha parecido? ¿Habíais usado ya las pastillas con la caja de luz o el proyector?¿Tenéis alguna otra idea con ella? Contadnos, contadnos…

Elena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *