EXPLORANDO LA TECNOLOGÍA (INTRODUCCIÓN)

Quizás os habéis sorprendido al ver la imagen o el título, y os parece extraño hablar de tecnología en un blog de educación para la infancia, pero sabéis que Reggio promueve la exploración libre y el diseño de un ambiente adecuado (el tercer maestro) para la búsqueda de respuestas por parte de los niños. Y sabéis también que los niños a determinadas edades tienen una enorme curiosidad por el mundo que les rodea, cómo funcionan las cosas y miles de preguntas sobre ello. Así que ¿por qué no ofrecerles un ambiente que les anime a mantener viva esa curiosidad, explorar la tecnología que nos rodea y sus orígenes? Os contamos nuestra idea….

L@s que hemos cumplido ya varias décadas hemos visto cómo en los últimos años la tecnología se ha ido introduciendo en nuestras vidas casi sin darnos cuenta, y cómo la telefonía, la música o el cine han ido evolucionando rápidamente gracias a ella.
Pensando que nuestros hijos han nacido en una época diferente a la nuestra, con una serie de progresos tecnológicos ya establecidos pero que tienen un origen, se nos ocurrió que podría ser interesante para ellos conocer ese origen y darles la oportunidad de recorrer un poquito la evolución tecnológica que hemos visto nosotros, en un mundo que ellos ni han conocido, ni conocerán nunca. Nuestras vivencias no son las suyas.

Dicho ésto, abordar todo de una vez podría ser demasiado confuso así que decidimos hacerlo poco a poco y ésta será la primera entrada (introducción) a la que seguirán varias sobre la exploración de la tecnología más cotidiana.
¿Para qué edades? Para la que consideréis vosotros. En principio podríamos pensar en niños de Primaria pero hay niños en Infantil con una enorme curiosidad y a los que actividades como éstas les puede apasionar.
Fondo fotografía created by Starline – Freepik.com

Lo primero que hicimos fue recopilar objetos antiguos como teléfonos, vinilos, casetes, disquetes, etc,. por las casas de familiares y amigos. Conseguimos reunir un buen conjunto y, mientras ideamos y preparamos todo, la memoria echó a volar. Volvimos varios años atrás y sin darnos cuenta brotaron un montón de recuerdos. La de veces que se había usado aquel teléfono en casa de mis padres, las veces que había escuchado aquellas canciones de niña…
Además de los objetos antiguos, incorporamos algunos objetos actuales y recopilamos una mínima información textual sobre el propio invento y su evolución para que los peques pudiesen completar su visión.
Por el camino nos surgían dudas sobre si realmente les interesaría aquello, qué tipo de preguntas harían, si seríamos capaces de resolverlas…. Dudas, dudas y dudas. Decidimos olvidarnos de ellas y seguir nuestro instinto.

Con todo ésto preparamos una serie de provocaciones, en forma de mesa de exploración, y en la próxima entrada os contaremos qué pasó con la primera mesa de exploración sobre el teléfono.
El objetivo de cada provocación no era por supuesto que hiciesen funcionar esos objetos antiguos o que entiendan a la perfección su funcionamiento sino mantener viva su curiosidad, ayudarles a entender que la tecnología actual (todo en realidad, no sólo la tecnología) tiene un origen y que hubo unas personas sumamente creativas y apasionadas que los inventaron, seguramente dejándose guiar por su intuición, haciendo oídos sordos a mucha gente de su época y desafiando todo lo que en ese momento se conocía.
Porque cuándo algo no existe, ¿por qué no existe? ¿Es porque no se puede lograr, es porque nadie lo ha intentado…? Antes de que ese objeto exista parece imposible crearlo pero hay personas (pocas pero las hay) que consiguen crear objetos que cambian por completo nuestra vida y ese espíritu no deberíamos perderlo.
Además de esas personas que lo inventaron, después hubo otras personas que viendo que aún se podía mejorar lo evolucionaron. Mejorar una idea, un proceso o la manera de aplicarlo también puede conseguir avances increíbles.
Hand vector designed by Freepik

Para ser sinceros, implícitamente  queríamos dejar grabado en los niños algo que nos parece clave. La creatividad, la capacidad de replantearse todo, de resolver problemas del día a día de una manera creativa y de encontrar soluciones diferentes e inusuales nos parecen vitales en el desarrollo de una persona. Mucho más que saber idiomas, por ejemplo.
¿Pero cómo se logra eso? ¿Por qué hay personas creativas o emprendedoras y otras que no lo son? No es fácil, ¿verdad?  Deben de haber múltiples factores en la vida de una persona para ello pero, ¿y si probamos a ofrecer a los niños (curiosos) un ambiente que promueva, mantenga y aumente su curiosidad? ¿Y si en vez de darles las respuestas en un libro o tablet les damos el objeto real, les invitamos a tocarlo, abrirlo, despiezarlo, romperlo, preguntar, responderse a sí mismos, responderse entre ellos….? ¿Probamos? ¿Tenemos algo que perder? ¿Queréis saber lo que pasó? ¿Creéis que les gustará? Pues no os perdáis la próxima entrada…. 😉

Elena

1 Comment

Post A Comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies